Marta: Para Dios, las casualidades no existen.

En el cursillo me di cuenta de que para Dios las casualidades no existen, que fue una
CASUALIDAD, ya que Él llevaba queriendo tener un encuentro conmigo mucho tiempo
y por circunstancias de la vida no había abierto los ojos y el corazón.

En el cursillo descubrí el gran AMOR que tiene Dios hacia nosotros, que nos acepta tal cual somos y
que nosotros tenemos que llevar ese AMOR de Dios a nuestra vida y dar testimonio de
ello. Mi vida ahora tiene una visión completamente distinta ya que está Dios en el
centro de ella.

Marta Martínez Carranza

Cursillo 1110.

Comparte tus opiniones

Comentarios

  • Rosa luna lopez
    09/11/2020

    Mi gran amigo paco Martinez coordinador del cursillo de mi hermano creo fue 500 clausura fue en la universidad de veterinaria,después coordinador del cursillo de mi padre y Matilde su señora tuve el honor de estar con ella en varios cursillos mi madre también estuvo Matilde en su cursillo,y de matrimonios con mis padres, y javier su hijo familia muy conocida por la mía atraves del cursillo,gran encuentro con el señor, y si. Marta, nada es por casualidad,para Dios no existe la casualidad, un beso guapa se feliz con Jesús en tu vida

  • Rafael Carlos
    09/11/2020

    Tu abuelo, también fue mi coordinador. Y en el cursillo aprendí que las casualidades ocurren cuando Dios quiere quedar en el anonimato. Un beso

  • Ana Muñoz
    08/11/2020

    Enhorabuena!! Un amor de sobrina, al igual que sus hermanos. Te queremos.

  • Juan Carlos Luque Garcia
    08/11/2020

    Hice el Cursillo 590 con su abuelo, Paco Martinez, que fue como un segundo padre para mí y su hijo Javier, mi hermano del alma. Para mi fue una Diosidad, el Señor se vale de lo que sea o quien sea para llegar a nuestro duro y prepotente corazón, pero siempre llega, solo hace falta que le escuchemos y le digamos SI, cómo fue mi caso hace ya 36 años. Desde ese momento inundó mi vida de su Gracia y lo deje que me moldease a su imagen y semejanza, a pesar de mis miserias, torpezas e imperfecciones. Estoy siendo muy trabajoso para El, pero si no fuese por su insistencia ¿que sería de mi? Todo lo que soy y puedo llegar a ser, se lo debo a El porque mi vida se la he ofrecido enteramente, a pesar de que a veces no le escucho, no le hago caso, miro para otro sitio y no me interesa que me diga nada, pero lo que sí estoy seguro es que SIEMPRE ESTA A MI LADO y que depende únicamente de mi, que lo abrace, lo escuche, lo sienta, lo quiera y confie en El. Es mi decisión y me da libertad para elegir. Y como podéis imaginar, decido estar cerca de El, solo así puedo hacer que mi mejor versión sea la que permita que sea útil a los demás, que de eso se trata, como diría Santa Teresa de Calcuta «Quién no vive para SERVIR, no sirve para VIVIR». Dios cambio mi vida y tengo la responsabilidad de que con sus enseñanzas, cambiar mi entorno. El apostolado o evangelización debe ser nuestra meta y dar a conocer al Señor, nuestra MISIÓN en la vida. DE COLORES.

Dejar un comentario: