Maribel: Mi cuarto día está lleno de luz

La experiencia vivida ha sido maravillosa. Lo que sientes y lo que te llevas solo tiene un nombre la Gracia de Dios.

Mis primeros momentos fueron de incertidumbre y a la vez expectante de lo que pudiera ver dentro de mí y encontrar ante las preguntas: ¿Quién soy?, ¿Hacia dónde me dirijo?, ¿De la mano de quién?

Casi desde el minuto cero pude percibir la presencia del Señor en todas y cada una de las personas que estábamos allí. Infinita generosidad por las personas que hacen posible esta nueva guía de ruta, formadores, personal de cocina y ¡Cómo no! nuestros curas que me han hecho posible tocar un poquito de cielo en su presencia.

En mi encuentro personal con el Señor me he dado cuenta que nunca he estado sola, que era Él quien me sostenía y acariciaba mi alma.

Mi cuarto día está cargado de Luz, Ilusión y esperanza en este nuevo peregrinar.

¡Gracias Señor!

 

Maribel

 

Comparte tus opiniones

Sin comentarios

Dejar un comentario: