DIOS NUNCA ME DEJÓ AUNQUE YO ME DESPISTARA

Empiezo presentándome, soy Juan Cañete Ramírez, soy de Lucena, tengo 31 años y estoy casado con María Teresa. Somos padres de dos hijas, Araceli y María, de dos años y siete meses, respectivamente. Soy el mayor de tres hermanos, nacidos y formados en una familia cristiana, gracias principalmente a mis abuelos maternos y a mi madre. De esta forma, desde muy joven siempre he estado ligado a la Parroquia, dentro de diferentes grupos, comunidades, etc. sin embargo, poco a poco, fui alejándome de la vida que siempre había llevado, y principalmente, del camino que, hoy, tengo más o menos claro que Dios quiere para mí, poniendo por delante estudios, trabajo, amigos, muchas cosas…

Tuvieron que pasar muchos, muchos años, y muchísimas conversaciones de por medio, para que un jueves subiera a San Pablo, gracias principalmente al Grupo de Jóvenes en el que nos encontrábamos Maria Teresa y yo, en la Parroquia de Virgen del Camino de Córdoba. En este grupo, Dios se encontró conmigo, y se valió de personas maravillosas, para que dijera Sí e hiciera el cursillo.

Fue para mí, ni mejor ni peor, sino para mí. Un encuentro fuerte con Dios y mi vida y una clarificación hacia lo que Dios me pedía y a lo que me llamaba dentro de su Iglesia, con mi familia.

Mi cuarto día comenzó, como el de muchos, buscando algo más, y tras la búsqueda de algo ya formado, encontramos la oportunidad de crear un grupo de matrimonios en la Parroquia del Carmen de Lucena, de la mano de Don Eugenio. Este grupo comenzó siendo una pequeña semilla, y a partir de él, estamos pudiendo formarnos individualmente y como familia dentro de la Parroquia, algo que en mi cursillo descubrí y sé que es mi camino, ser Iglesia doméstica y a partir de ahí, dar testimonio del amor de Dios con nuestra vida.

Y eso es lo que intentamos día a día, algo que parece simple pero os puedo asegurar que no lo es, pero que sabemos que es lo que tenemos que hacer, estar al servicio de la Iglesia. De esto ha salido colaborar con la parroquia formando un coro, volviendo a coger la guitarra después de 10 años y a estar en puertas de acudir al Curso de Pastoral Familiar, ya que cada día, vemos la necesidad que tenemos de formarnos para crecer en nuestra Iglesia doméstica.

Juan Cañete Ramirez – (Lucena) – Cursillo 1.117

Comparte tus opiniones

Comentarios

  • Teresa Vida
    26/06/2023

    La familia es fundamental yo sin mis padres no sería quien soy hoy, les debo mi vida.

Dejar un comentario: