«DE COLORES Y LUNARES»

Mi nombré es Cristóbal Salazar Flores, natural de Córdoba Capital y padre de tres hijos, y os voy compartir mi experiencia al hacer el Cursillo de Cristiandad 1084.

Todo comienza en la Pastoral Gitana de Córdoba, a la cual pertenezco; se comentó en dicha Pastoral, por parte del chache Vacas (Pepe Vacas) y alguno más, qué sería interesante y bonito poder hacer unos pocos de gitanas y gitanos el cursillo; nos animaron y nos apuntamos 5 de la Pastoral; con un poco de incertidumbre, llegó el día y subimos a San Pablo y aquí empieza mí historia…

Al llegar se organizaron Los grupos, habitaciones etc. Llegó el momento de entrar en la sala y darnos la bienvenida, y mi mente, al rato de estar allí, me dice: !! ¡¡Qué hago yo aquí !! Y en ese instante, Yolanda, que era la persona que nos estaba hablando, nos pidió paciencia, que no tomásemos ninguna decisión por adelantado, que no decidiéramos seguir adelante o no hasta el día siguiente… y bendita esa persona y esas palabras, porque hice caso y al día siguiente empezó a cambiar mi vida.

Empecé a sentirme diferente en muchos sentidos; empezaron a llenarme cada momento que estábamos en la sala, con las distintas personas que nos hablaban, y de una forma que nunca en una Iglesia o, incluso en mi pastoral, había comprendido cómo lo estaba haciendo allí.

Los cinco gitanos que fuimos juntos somos unos torbellinos, torbellinos de colores y de lunares, cómo buenos gitanos, y así hubo momentos muy especiales, donde nos sentíamos cerca de Dios, y nuestra alegría se desbordaba en ocasiones con nuestros cantes y bailes de alegría ¡¡Qué bonito suena de «de colores y lunares», OLÉ!!

Mi experiencia en el Sagrario con mi grupo fue única, porque tuvimos la presencia del Señor y se desató el canto de nuestro Javi y seguido de otro compañero; Dios nos dio permiso para expresar lo teníamos, dentro entre cante y lágrimas, olé, olé y olé mi Cristo ese, de manos y pies muy grandes, pero que bonitas eran sus manos y sus pies, pies para soportar el camino duro del cristiano, y manos muy grandes para que todos quepamos en ellas y nadie se quede fuera…

¡Ufffff! Me emociono y me cuesta asimilar todo lo que ha pasado en mí vida en tan solo tres días… y aquí sigo con mí cuarto día; no soy perfecto ni llevo mí cuarto día perfecto pero sigue siendo mi cuarto día y Dios me ayuda cuando flaqueo y me niego a la injusticia de algunos seres humanos, a veces rengo que respirar hondo y pedir perdón en mi silencio.

¡Gracias a los Cursillos de Cristiandad! Animo a que lo hagáis, es mágico, porque la presencia de Dios existe y allí la encontrarás. Hay muchas maravillosas personas trabajando y luchando cada día para seguir adelante con esta labor, porqué nosotros no hacemos un favor con ir, son estas personas las que nos hacen el bien con invitarnos a ir.

Y aquí dejo mí experiencia, dándole las gracias a Dios y a todos estas personas que Dios nos ponen a nuestro servicio; Gracias, gracias y… ¡FELIZ CUARTO DÍA DE COLORES Y LUNARES!

Cristobal Salazar – Cursillo nº 1.084

Comparte tus opiniones

Comentarios

  • M Nieves Villarejo
    23/10/2023

    Precioso Testimonio Cristóbal. Me ha emocionado. Ole ahí tu valentía de no tirar la toalla en las primeras dudas y Ole ahí por darle la oportunidad a Yolanda y sobre todo al Señor.

  • Gabriel Gisbert
    23/10/2023

    Mil gracias por compartir tu testimonio!!! De Colores

  • JOAKIN GARCIA VALLEJO
    23/10/2023

    Llevo llorando desde casi el principio pero sobre todo desde lo del sagrario porque me has hecho volver a ése día tan tan tan grande y especial en muchas ocasiones pienso ke le he fallado a Dios pero siempre me perdona
    SERÁ GRANDE NUESTRO DIOS

Dejar un comentario: