Celebración de la Pascua de Resurrección (11-04-2023)

La Escuela de Cursillos de Cristiandad, unida al Pueblo de Dios, conmemoró la Pascua de Resurrección, en las tres sedes de Córdoba, el pasado 11 de Abril. Llenos de inmensa gratitud al Señor, celebramos la Pascua, como celebramos los cristianos, las cosas importantes, con una Eucaristía en cada Sede. A continuación, prolongamos con gozo la alegría pascual, con una agradable y familiar velada llena de abrazos, saludos, conversaciones y un ágape  de riquísimos platos, aportados por cada uno de los asistentes.

En la sede de Córdoba Capital, la Eucaristía estuvo presidida por D. Manuel Sánchez, que nos propuso imitar la misión que el apóstol Pedro nos muestra  en la Primera Lectura, hacer un anuncio kerigmático; comparó nuestro tarea, salvando las distancias, con la pedagogía de Dios; Él nos ha hecho un Precursillo de 2000 años, y nosotros hacemos esa ingente labor que hizo Dios, en un par de meses, con el Precursillo. La vida de Jesús de Nazaret entre nosotros, su pasión y su muerte, la mostramos a los cursillistas en tres días de Cursillo, y la Clausura y Cuarto Día representa nuestro deseo de intimar con Dios, escuchando Su Palabra, participando de los Sacramentos y creciendo en el compromiso de anunciar nuestra fe en Cristo Jesús; D. Manuel nos recomendó no buscar en los sepulcros, porque están vacíos y trabajar unidos pues tendríamos que hacer nuestra la frase: “Prefiero equivocarme con la Iglesia que acertar yo solo”

En la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen de Lucena, D. Eugenio en su homilía, nos explicó que Jesús nos llama por nuestro nombre y si le abrimos nuestro corazón, reconoceremos como María Magdalena que Su Palabra transforma nuestro entendimiento y nos ayuda a propiciar que otros hermanos, se encuentren con Él.

En la sede de la Sierra se celebró la Eucaristía en la Capilla del centro parroquial de Santa Catalina de Pozoblanco; D. Javier Solá nos recordó que la virtud primordial de nuestra vida, debe ser la alegría, porque Jesús no se cansa nunca de pasar continuamente a nuestro lado para que seamos testigos y mensajeros de su Resurrección

Damos gracias a Dios por ayudarnos a mantener unida nuestra Comunidad de fe, que peregrina impulsada y guiada por Espíritu de Dios, a salir de nuestra tierra, a Salir a Salar con lo fundamental cristiano, anunciando de forma jubilosa, que Cristo Jesús, es el Hijo de Dios.

Comparte tus opiniones

Sin comentarios

Dejar un comentario: