Topicazos

   Hace 33 años que hice mi Cursillo. Fue el 499 y el equipo le llamó el “por poquito” porque, por poquito, no fue el 500.  Tenía 19 años y puedo decir, al mirar atrás, que me marcó de por vida, pues sigo viviendo intensamente lo que en el Cursillo vislumbré.  

   Para empezar tuve la suerte de que me llamaran para la Escuela así que, durante años, fui testigo privilegiado de cómo Jesucristo es la respuesta que busca el corazón de todas aquellas personas que pasaron conmigo por la experiencia del Cursillo. No importa la edad, ni la situación personal, ni la cultura, nada, Él sale al encuentro de quien le busca y responde a sus mas íntimos anhelos.

   Compaginando con la Escuela empecé a trabajar enla Delegaciónde Misiones y, entre unas tareas y otras, descubrí mi vocación evangelizadora, y me planteé irme a misiones. Me preparé, hice mis maletas, y me fuí feliz donde el Señor quisiera llevarme.  Después de un año, me diagnosticaron un Lupus con muy mal pronostico que hizo volviera a casa. Ese fue el momento crítico para mi fe. Tenía 26 años y un futuro incierto. Mis proyectos se habían esfumado, y no entendía nada.  Y en ese momento de oscuridad descubrí que el Señor no quería mis proyectos, sino que viviera plenamente el suyo, y para Él no era importante lo que hiciera, mis miles de actividades, sino que acogiera su Voluntad.

   Y en esas estoy. Aquél pronóstico tan horrible del principio, no fue tanto, tengo mis momentos buenos y malos, pero lo que he comprobado, día a día, ha sido la fidelidad del Señor conmigo.  Nunca me ha dejado de su mano, y llevo una vida “normal” y alegre, acompañada por una comunidad que me sostiene cuando yo no tengo fuerzas.

   Ahora estoy en la Delegación de misiones, realizando mi vocación evangelizadora, con una tarea de responsabilidad, pues coordino la Vicaría de la Ciudad. Agradezco a Dios todos los días que me pusiera en un Cursillo, que me regalara un comienzo de comunidad en la reunión de grupo, en la que volvemos a encontrarnos unas cuantas veces al año, y un Proyecto precioso que abarca toda mi vida, que ha respondido a los anhelos de mi corazón y que me lanza a seguir viviendo una vida entregada y completa, con un sentido y una meta. ¡DE COLORES!

Chelo Rodríguez González
Cursillo nº 499

Comparte tus opiniones

Comentarios

  • Mª Angeles Aguilar
    25/04/2012

    ¡Totalmente cierto cuanto nos cuentas, Chelo. Hemos caminado juntas durante esa trayectoria, sobre todo desde el Cursillo mio (ya no recuerdo el nº) y se cómo lo has vivido hasta el momento actual. Hemos compartido muchos momentos lindos y eso siempre me acompañará. Nos une Alguien muy grande y eso nadie puede romperlo porque se lleva en el corazón. ¡Felicidades!. Y un abrazo fuerte

  • Lola Garcia
    22/04/2012

    Mª Carmen Molina,no se si eres la que yo conoci en mi cursillo 485 una mujer fenomenal
    y me gustaria verte otra vez,para mi una persona inovidable igual que mi cursillo, yo naci de nuevo,descubri al DIOS AMOR que estaba dentro de mi pero que yo no lo sabia
    mi vida cambio,fue fenomenal un abrazo Lola y de Colores.

  • M. Carmen Molina
    21/04/2012

    Que bonito relato, que lleno de Dios está y que ejemplo me da tu vida Chelo.
    Ánimo y un beso fuerte. ¡De Colores!

    M. Carmen Molina

Dejar un comentario: