Solo sucede, lo que Dios quiere.

Procedo de una familia cristiana y de vida activa en la iglesia. He recibido la fe de mis padres, pero es verdad que llevaba tiempo pensando que necesitaba un empujón en mi fe, para de esta forma poder pasar de tener una fe heredada a tener la mía propia y es ahí donde la providencia del Señor se puso en mi camino e hizo que viniera a este cursillo.

Conozco cursillos porque mi padre pertenece al movimiento, él siempre me invitaba a subir, pero yo decía que aún no era mi momento. Una vez vivido el cursillo he descubierto que verdaderamente, el Señor había decidido que ya era hora.

El haber realizado este cursillo me ha servido para darme cuenta de que el Señor forma parte de mi día a día, que siempre está ahí, que me quiere y soy importante para Él. Me ha ayudado a profundizar más en mi oración personal y a comprender la importancia que tiene la constante formación en la vida de un cristiano. Intento que en todo lo que hago con las personas que me rodean se refleje ese amor que tiene Dios hacia mí y provoque un acercamiento de los ellos hacia él.

Merece la pena vivir la vida de COLORES.

Carmen Marina

Cursillo1112.

Comparte tus opiniones

Sin comentarios

Dejar un comentario: