Somos felices porque el Señor nos quiere

   Que la Paz del Señor sea con vosotros.

   Somos Sergio y Mª del Pilar, casados y bendecidos por el Señor con dos hijos: Sara María (madre de la fe), y Sergio David (príncipe del cielo).

   Cuando nos propusieron que escribiéramos nuestra experiencia del Cursillo y cómo es nuestra vida después del mismo, no pusimos impedimento alguno; pero, una vez en frío, nos temblaron las piernas. ¡Cómo es que el Hijo de Dios Vivo, viene a nosotros, nos mima, nos moldea, y nos dice que escribamos unas líneas de nuestra experiencia de vida! ¡En fin! Él sabrá lo que hace.

   Siendo novios, hicimos nuestro Cursillo de Cristiandad, en el puente de la Inmaculada del año 1999. Muy vinculados con la Obra Salesiana de Córdoba (Salesianos Cooperadores, animadores de grupos de fe, coro, … ). Y nos propusieron hacer el Cursillo; unos pocos años que tardaron en convencernos, dicho sea de paso. Y fue un REGALO. Una gozada. Una experiencia única e irrepetible. Si ya sabíamos en la teoría que el Señor nos quería, lo descubrimos en nuestra vida, en nuestro propio ser. Fue un punto de inflexión. Un antes y un después… Y hoy, seguimos experimentando la Gracia de Dios. El Señor nos quiere tal y como somos, a pesar de nuestros egoísmos, de nuestras envidias.

   ¡Shemá Israel!; Escucha Israel: Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas.

   Ya sí tenía sentido la labor pastoral que se realizaba. Ya sí teníamos los tres pilares que nos hacen fuertes: ORACIÓN-FORMACIÓN-ACCIÓN. A partir de ese momento, nuestra vida cambió. Al año siguiente nos casamos en el Santuario de María Auxiliadora. Y si vivíamos comprometidos, pues más aún, ya que todo giraba en torno al Señor. Participamos también en un Cursillo de Renovación, Cocina y Cursillo de Matrimonios. Nos propusieron pertenecer a la Escuela de Cursillos, y aceptamos. Vinieron nuestros hijos, a los cuales les transmitimos la fe que, a su vez, nos fue transmitida por nuestrs padres. Y hoy seguimos así, comprometidos para lo que quiera el Señor de nosotros, para todo lo que nos pida.

   Pertenecemos a la Comisión Local del Movimiento Familiar Hogares Don Bosco. Es la ventana que se abre a la Vida, y como la Vida la da el Señor, el Movimiento Hogares Don Bosco es la ventana que se abre de par en par al Señor. Llevamos formando parte de este movimiento desde hace ya 9 años. Tenemos un grupo de matrimonios en el que compartimos todo: nuestra fe…, nuestras alegrías…, nuestras tristezas y preocupaciones…., y la educación de nuestros hijos.

   Mª del Pilar es catequista de grupos de Primera Comunión, a la cual, nuestros hijos, aunque tienen 7 y 5 años y medio respectivamente, también participan. Preparamosla Eucaristía dominical de la Familia, la cual, celebramos con nuestros hijos. Y yo, también llevo grupo de adolescentes del Movimiento Cristo Vive, en concreto jóvenes de 2º de Bachiller, preparándose para la Confirmación. También pertenecemos a la Asociación de Padres del colegio Salesiano.

   Nuestra vida no tendría sentido sin el Señor. Él es el que nos da fuerzas. A Él nos agarramos, abrazamos la cruz de cada día. Descubrimos que en el sufrimiento también se puede vivir: crisis en el trabajo…, una enfermedad….  Y su Madre, la Auxiliadora, es la que nos protege y nos guía, pues «Ella lo ha hecho todo». Somos privilegiados, pues, los salesianos, en vez de tener una madre, tenemos dos. La terrenal, y la que está en el Cielo, la Auxiliadora. 

   Somos felices, porque el Señor nos quiere. En este mes de enero del año 2012, si el Señor quiere se celebrará el Cursillo número 1000. Le pedimos al Señor que siga iluminando este camino, y colmándolo con bendiciones. ¡De colores!

Sergio Serrano y Mª del Pilar Pérez
Cursillo nº 835

Comparte tus opiniones

Comentarios

  • Rafa y Pilar
    25/01/2012

    Querida familia:
    Gracias por estar presentes, y ser referente de unión y fidelidad. Para mi sois testimonio de «estad alegres», ante todo los acontecimietos de la vida y como camino de santidad.

    Gracias.
    Os queremos.
    Familia Jiménez-Túnez.

  • Rafael Rubio y Mª del Mar Ros
    14/01/2012

    Queridos amigos: Que el señor os siga bendiciendo cada día, porque así bendecirá también con vuestro valioso testimonio a los que estamos a vuestro lado. Sabéis que sois un ejemplo para nosotros y para otra mucha gente de la Obra Salesiana de Córdoba y de otros ámbitos. Gracias por vuestro apoyo en todo momento y por vuestro trabajo para la extensión del Reino de Dios, hecho además como él quiere; sin «sacar pecho», con sencillez y considerándonos sólo un instrumento en sus manos. Un fuerte abrazo.

    Familia Rubio Ros.

Dejar un comentario: