Hora Apostólica. Volvamos a Galilea.

Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción (Parque Figueroa).

El pasado jueves 24 de marzo 2022, vivimos nuestra Hora Apostólica en la parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción en el barrio del Figueroa de Córdoba, con su párroco D. Ángel Roldán y pudimos vivir una hora de adoración al Señor , teniendo como base el pasaje del Evangelio del primer domingo de Cuaresma, Lucas 4,1 13 “ las tentaciones de Jesús”.
Nos comenta el párroco que vivamos atentos a nuestras tentaciones y que seamos conscientes de que tenemos que pasar por el desierto para vivir el camino hacia la Pascua… Lo que nos salva no es nuestro amor al Señor sino su amor por cada uno de nosotros, estamos aquí delante del Señor con nuestras dudas, temores y que a veces no vemos el camino pero el Señor sale a nuestro encuentro.
Hay que vivir estos momentos de desierto para encontrarnos con El. Nos lanza el párroco la pregunta “¿cómo estamos viviendo la Cuaresma? Y nos dice que todavía podemos empezar a vivirla conscientes de que es un momento de gracia, de oportunidad.

Las tentaciones la tenemos siempre y es en el desierto donde nos hacemos fuertes,
cuando nos enfrentamos con nosotros mismos. Siempre con la mirada puesta en el Señor
puesto que Él nos dará la luz y la fuerza para hacerlo y para ver cómo estamos viviendo
esta Cuaresma.
Este jueves un día frío de lluvia y desagradable que costaba salir de casa para ir hasta
la cita con el Señor y el Señor nos calentó el corazón, sintiendo que nos llama a estar con
EL, ir de su mano y de la mano de toda la comunidad. Nos llama a todos para seguir este
paso de la Cuaresma atentos a los demás, en nuestra oración con nuestro ayuno y
nuestra limosna conscientes de que nos necesitamos todos.
Salimos de la Hora Apostólica llenos de su paz y de su amor. Para seguir con esperanza
nuestro camino de conversión y de renovación interior para poder vivir nuestra semana
de Pasión y así poder resucitar con el Señor.

Lola Melgarejo.

Comparte tus opiniones

Comentarios

  • Carmen SUSIN Ramirez
    29/03/2022

    A veces el Señor parece no escuchar tu peticion y me enfado un poco porque lo que le pido también es bueno para el, quiere ver hasta cuánto llega mi paciencia y le digo tú sabes lo que haces solo tengo que fiarme plenamente de ti aunque no llegue a entenderte y repito yo me fío de ti, yo me entrego a ti, yo estoy segura de ti.

Dejar un comentario: