Gracias al Señor porque me eligió

   En verano de 1983, jugando al dominó en el club hípico, Dios, por mediación de un amigo me invitó a tener la experiencia de un Cursillo de Cristiandad. ¡A mí! ¡Practicante activo! ¡Adorador Nocturno! Estando muchos días con religiosos maristas… ¿qué me iban a decir? Le dije que sí, pero que tenía que dormir solo para oír la radio y leer la prensa deportiva,… ¡Qué maravillosa experiencia! Conocí a un Dios que me quiere, tal y como soy. Qué está con las personas antes que las normas, y que era mi mejor Amigo.

   Pero lo que descubrí allí lo tenía que transmitir, no me lo podía guardar. Así, con la ayuda de mi reunión de grupo y de matrimonios, comencé mi labor apostólica. Antonio Rubio Murillo me metió en cursillos prematrimoniales, y mi entrada en la Escuela absorbía toda mi entrega e ilusión para proclamar que Cristo vive.

   Así han transcurrido bastantes años de mi vida, fermentando los ambientes en los que estoy: empresarios, trabajadores, deporte, tertulia y compañeros de ocio. Pero mi fe tengo que practicarla a fondo para que no me pase como cuando organicé el primer Zoco “de Colores”…, que creía que era una locura prepararlo en tan poco tiempo. ¡Pero para el Señor todo es posible! ¿Y cómo lo hago actualmente? Comienzo la mañana con mi oración participando en la Eucaristía, de forma diaria, a las 8 de la mañana; mi formación, los lunes y martes en el Centro Bíblico; y la acción en Cáritas Parroquial. Además, sigo echando las redes para invitar a que suban ha hacer el cursillo a bastantes personas de mis ambientes.

   Termino dando gracias al Señor porque me eligió, por el DETALLE que tuvo conmigo; y a todos los compañeros que me tendieron su mano para poder caminar. ¡DE COLORES!

Rafael Santos Aguilera
Cursillo nº 586

Comparte tus opiniones

Comentarios

  • MARI CARMEN
    04/11/2011

    Mi cursillo fue el 994,se que el Señor me eligio,ya que podria haber ido mucho antes,pero senti que este era mi momento, vivi unos dias muy intensos recibiendo mucho en muy poco tiempo,solo puedo decir que alli dentro a Dios nadie se le resiste y que senti que me daba mucho mas de lo que le habia pedido, y encima fuy acompañada por mi marido pudiendo compartir todo lo que Dios nos regalo en esos dias. Un abrazo para todos DE COLORES.

Dejar un comentario: