Eucaristía vivida y compartida al final del curso

   En la tarde del pasado martes, 19 de junio, la Escuela de Córdoba nos reuníamos en torno al Altar junto a nuestras familias para cerrar un curso más.  A lo largo de estos nueve meses, desde que se iniciara la Escuela de Responsables a finales del mes de septiembre, se han experimentado vivencias y emociones; tantas como personas tiene nuestras Escuela. Cada uno, a lo largo del año transcurrido, ha sabido poner ilusión y nuevas inquietudes. Y por todo ello, dábamos gracias al Señor celebrando juntos una Eucaristía vivida y compartida, presidida por nuestro Consiliario D. Manuel Sánchez Gómez, dando gracias al Señor por habernos permitido crecer juntos, con Él y desde Él, a lo largo de este curso ya concluido.

   En Cursillos de Cristiandad solemos decir que debemos constuir el camino día a día y, precisamente, esto es lo que hemos hecho: crecer junto al Señor a lo largo de nuestro caminar diario como Escuela. Es por ello, por lo que cerramos un curso más, poniéndolo todo en manos del Señor y agradeciédole todo lo bueno que nos ha ido dando a lo largo de todo este curso marcado, no solo por la celebración de los Mil Cursillos en nuestra Diócesis, sino por tantas y tantas vivencias que, una vez más, han contribuido para ayudarnos a crecer en santidad desde nuestro ser Escuela.

   ¡Feliz verano!

Comparte tus opiniones

Sin comentarios

Dejar un comentario: