«Retiro de Cuaresma en las tres sedes de Cursillos en Córdoba»

Cuando todo comienza con la Eucaristía, es puerto seguro de Gracia y Misericordia.

Desde la Sede de la Sierra, (Pozoblanco), empezábamos con una monición de entrada, dando gracias a Dios por el Movimiento de Cursillos, y por adentrarnos en la Cuaresma con un parón en nuestro quehacer diario, para vivir este tiempo fuerte de Gracia y Conversión, por medio de las Palabras del Papa Francisco, a través del desierto Dios nos guía a la libertad, porque como Él resalta, Dios no se cansa de nosotros. Así nos lo ha expresado D. Guillermo tanto en la homilía, como en la plática que hemos tenido junto a la exposición del Santísimo, Dios nos quiere pequeños, esa es la vida de Santidad, que como bautizados estamos llamados a vivir, ser Santos nos hace grandes cosas, colocarnos medallas, aparentar y poseer muchas cosas.

Ser Santos es sencillo, hacerse pequeños, pero es algo a lo que no estamos dispuestos, a lo que no, no es fácil llegar, porque verse pobre, débil, necesitado de todo, nos cuesta. Pero es a lo que Dios nos llama, como lectura principal, nos ha resaltado el Evangelio de San Mateo “Jesús tomó a un niño y lo puso en medio, y dijo a los discípulos si no os hacéis como niños no entraréis en el reino de los cielos” porque hacerse pequeño es aceptar la humillación, sabiendo que en este camino no estamos solos, Jesucristo, el mismo que nació en Belén hecho niño pequeño, necesitado de todos los cuidados.

Jesucristo pasó por ahí, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo, pasando por uno de tantos, y no solo como uno de tantos, sino crucificado como malhechor. Así se nos exponía también en las lecturas de San Francisco y Santa Teresita del Niño Jesús, hacerse pequeño antes Dios es aceptar la propia nada y esperarlo todo De Dios, no preocuparse por nada, ni siquiera por ganar dinero, porque hasta en las familias pobres el padre da de comer a su hijo pequeño, confiarlo todo a Dios y por último, no desanimarse en las caídas, porque Dios está con nosotros, porque si vivimos la pequeñez, la humildad, serán pequeñas faltas, pequeñas caídas que no harán desaire alguno a Dios.
Tras un rato de meditación, nos daba la bendición con el Santísimo, fuente donde reposar, descansar y saciarse.

La Sede de Córdoba, celebró ante el Santísimo Sacramento, su Retiro cuaresmal, dirigido por D. Manuel Sánchez.

En la oración, fuimos alentados a liberarnos de esclavitudes y abrirnos al camino gozoso al que el Espíritu nos quiere empujar. Se nos motivó para que, ante las dificultades que aparecen en nuestro camino de fe, no quepa nunca el desaliento, sino que nos esforcemos, en tener más presentes los progresos y especialmente, que no olvidemos, lo importante que ha sido en nuestra vida, el encuentro cara a cara con Jesús, para que desde ahí, propiciemos que todos nuestros amigos y conocidos, en nuestro trato diario o en un cursillo, se encuentren con Él; se nos advierte que si alguien, no es consciente de este hecho, tendría que preguntarse si está decepcionando al Señor, que busca en nuestro interior, cada corazón convertido a su amor.

Desde nuestro encuentro con Jesús, estamos llamados, a que nuestra vida hable, de lo que ha visto y ha oído, y llamados a dejarnos interpelar por los demás, dejando traslucir, cuanto necesitamos a nuestro Señor y aunque tengamos debilidades, también tenemos la experiencia de que Jesús viene a ayudarnos y levantarnos para vencerlas, y hacer posible nuestro lema, ¡Anunciad, lo que vivís!, porque si no, anunciaremos otra cosa y nuestra misión es, anunciar con alegría allá donde vayamos y por supuesto en cada cursillo, el gozo de que nuestra meta es, entregar nuestra vida por amor a Dios, para ser santos.  

Para alcanzar este objetivo, se nos dice, que el Espíritu nos impulsará a ser enérgicos y quitar de nuestro corazón, cosas que no deben estar allí y que no temamos, reconocer las pobrezas y miserias que tenemos, pues el Señor nos las limpia, para poder anunciar lo que vivimos, para ser puente para los que quieran ver a Jesús, saber cómo Él ama y puedan seguirlo. Agradezcamos y demos testimonio de los milagros que en la Casa de San Pablo se producen cada vez que Jesús entrar en la vida de los cursillistas, para seguir siendo testigos fieles y anunciar a otros que Dios está vivo, que está a nuestro lado, que nos invita a su Mesa Pascual porque Dios siempre toma la iniciativa, y nos dice en toda circunstancia, Te Amo.

Damos gracias a Dios por los beneficios de este retiro que han fortalecido nuestra confianza en el Señor  y nos han ayudado a progresar en nuestra vida de fe.

En la Sede en la Campiña (Lucena), D. Eugenio Bujalance repasó los signos externos que en la liturgia nos llevan a los signos internos propios de la cuaresma: ayuno, oración y penitencia.

Empezamos la preparación no a la Semana Santa, si no a la Pascua de Resurrección.
Meditamos el capítulo 2 del Génesis. Y descubrimos cómo Dios busca tener con nosotros la relación que tenía con Adán y Eva antes del pecado. Y cómo todas las virtudes brotan de la caridad y los pecados brotan de la soberbia.

!!!! FELIZ CUARESMA PARA TODOS !!!!

Comparte tus opiniones

Sin comentarios

Dejar un comentario: