Doy gracias al Señor

   Soy una mujer casada y madre de una hija. Hice mi Cursillo hace bastantes años, más de veinticinco. Desde entonces, el Señor ha sido grande y generoso conmigo y con mi familia. Dios me ha dado el don de la fe y ha sido en el MCC donde, junto con marido, hemos encontrado el camino para alimentarla y fortalecerla. Este caminar ha tenido distintas etapas; una primera en la que fue creciendo el compromiso, el conocimiento y el trabajo. Ha sido importante la dirección espiritual, que me ha  ayudado a conocer más y mejor al Señor, porque… ¿conocía yo al Señor?, ¿amaba yo al Señor?, ¿escuchaba yo al Señor? Confieso que a mi manera. Pero, fruto de este tiempo y este caminar con mi familia, y perteneciendo al Movimiento, he descubierto y me siento amada por el Señor.

   Las fuentes de las que me alimento son vivir la Eucaristía, frecuentar el Sacramento de la Penitencia, compartir oración con mi familia, asistir a la Escuela de Cursillos, pertenecer a una reunión de grupo de mujeres en la parroquia de Santiago en Lucena, lectura del Evangelio y reflexión diaria, a veces comentada con mi marido y mi hija, y oración del Rosario.

   Por todo ello, doy gracias al Señor por las mil maravillas que Él ha hecho conmigo y mi familia. Un abrazo “de colores”.

Mari Trini Ramírez Luna
Cursillo nº 616

Comparte tus opiniones

Sin comentarios

Dejar un comentario: