«De la ceguera a la luz de la mano de CRISTO-JESÚS»

Para el/la que se encuentre perdido en el caos de lo urgente.

Cuando la vida te resulta tan autómata, aburrida, sin capacidad de sorprenderte para bien… Cuando nada de lo que acontece en tu día resuena contigo. Entonces, sin saber cómo, un día tocas fondo. Era una de tantas personas del mundo actual que vivía al margen de la religión y de cualquier divinidad de ningún tipo.

Mi vida transcurría en el mundo material y temporal, en el hacer y tener, caminaba como pollo sin cabeza y cada día era un clon del anterior. Mi familia con poco apego a la iglesia pero sí con principios éticos, muy del Che Guevara, nunca me inculcó el ir a misa ni religiosidad, no sé si se dice así…. Solo íbamos en BBC muy cercanas. Fui bautizada, también hice la comunión y sabía rezar lo básico.

Hace unos años ocurrieron circunstancias personales que echaron abajo ese que creía yo era mi mundo conocido y entre comillas perfectas. Busque por todas partes como recomponer mi vida y nada de lo que encontraba (psicólogos, libros de autoayuda, yoga…) me sacaba del pozo, hasta que un día que ya no sabía dónde más buscar puse en Google “como dar sentido a tu vida“ y me salió unos videos de personas que tras una gran pérdida familiar daban su testimonio con tal Paz y regocijo a pesar de su dolor. Me sorprendió tanto que yo quería eso para mí.

Hablaban de retiros espirituales, entonces me acordé de que una antigua amiga de mi marido vestía a la Virgen de la Soledad, la llamé y ella contactó con otra chica, Pilar y esta me dio el número de quien se encargaba de organizar el siguiente Cursillo de Cristiandad.

Pasé hasta una entrevista personal con mi Antonio Romero, porque nadie me había invitado al cursillo, yo había buscado y encontrado el cursillo. Eso creía yo entonces, ilusa de mí, después fui consciente que mi madre, la virgen María y el Espíritu Santo lo habían orquestado todo para que se diera mi salvación.

Ni siquiera tuve que pedir esos días libres en el trabajo para poder asistir al retiro, llame a mi supervisor y me dijo que ya los tenía puestos por rating. Todo cuadró para que yo solita, con mi maleta llena de penas, agobios y desencanto por la vida, subirá esa noche de jueves al último cursillo antes del verano. Y allí nací de nuevo, solté todo, perdone todo y el Dios con nosotros se hizo presente.

Descubrí lo mucho que Dios me amaba, comprendí que siempre había estado caminando a mi lado, lo que pasa que mi ceguera no me dejaba ver el Reino de Dios. Cuando tomas conciencia que eres hijo de Dios y que ÉL está en todo, tu Ser crece en Amor. Las experiencias que te pasan las ves desde otra perspectiva, todo cambia. PORQUE TÚ CAMBIAS gracias al Señor.

Deje de ser yo para Ser con Dios, cambie tanto que hasta por fuera se notó. Entendí lo mucho que Dios me amaba, entonces ¿cómo yo no me iba a querer y cuidar? Deje mis hábitos tóxicos(de fumarme dos paquetes diarios a 0 sin medicación sólo con la energía del Padre, empecé a cuidar mi alimentación y mi descanso. Adelgaza más de 20 kg y mi tensión arterial alta, mi colesterol y azúcar en sangre alto, todo se reguló.

En el principio Dios me había dado un cuerpo sano, quien era yo para mancillar ese minitemplo donde ÉL habita.

Cada día que pasa aprendo a través del Evangelio las enseñanzas de Jesús, me enamore de él, es el mejor coaching de crecimiento personal que te puedes buscar. Ahora gracias a mi cursillo entiendo su mensaje y cada día me esfuerzo por perecerme aunque sea de refilón a la tira de su sandalia y me siento inmensamente afortunada de que camine junto a mí.

Aprendí lo que sucedía cuando se celebraba la Eucaristía y claro, cuando sientes en el corazón la paz que se da cuando Dios se hace presente ya quieres eso en tu vida para siempre y busco ir a misa donde me pilla y si un día me levanto un poco pocha, pues me voy a adorar al Señor en la iglesia de la Consolación. Si es que cuando miras con ojos nuevos, todo lo pone fácil para que sigas conociéndolo. Te presenta a las personas adecuadas y oportunidades para seguir creciendo junto a ÉL.

Tengo la suerte de que me acompañen a día de hoy Asún y Esperanza (a las que conocí en mi cursillo) en mi grupo de postcursillo ”Los farolillos” y que casualidad que estaba la iglesia de Santa Teresa, donde se reúnen a 5 minutos de mi trabajo. Cada dos semanas quedamos para formarnos y compartir juntos. Porque entre todos nos acompañamos, cuando uno cae en tristeza, miedo o cualquier otra emoción, el resto hace de camilleros y le sostiene. Porque Dios no quiere que caminemos solos, los demás nos sirven para crecer en Espíritu, ese que nos fue dado y muchas veces no escuchamos.

También comparto vivencias y Eucaristía con mi gente luminosa de mi parroquia Nuestra Señora del Carmen en Villarrubia. Y le doy las gracias a D. Manuel Varo por ampliarnos los días de Eucaristía, la exposición del Santísimo, nuestras reuniones de catequesis y la oportunidad de acompañarlo al “Foro de Cristianismo y mundo de hoy” donde conocí más personas llenas del Señor.

A día de hoy vivo con más sentido, paz y confianza, hay momentos que caigo porque me tira mi parte terrenal, pero enseguida me apoyo en la oración para conectar con Él.

Si estás leyendo esto, te animo a que pares tu vida actual, durante tres días, y haz el Cursillo de Cristiandad y resucitaras de entre los muertos, despertarás al Reino de los Cielos y verás la vida ¡¡¡DE COLORES!!!

Lola Diaz (Villarrubia) – Cursillo nº 1.116

Comparte tus opiniones

Sin comentarios

Dejar un comentario: