Celebración de Cuaresma del Movimiento de Cursillos de Cristiandad.-

Los miembros de la Escuela de Responsables del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, hemos compartido una celebración preparatoria para el tiempo de Cuaresma.

Primeramente hemos tenido un rato de meditación sobre este tiempo de gracia que el Señor nos concede, en el que se nos ha invitado a poner de nuestra parte para que ésta no sea una cuaresma más, que nos dejemos iluminar por la Luz del Espíritu Santo. Ante nosotros tenemos una nueva llamada a la conversión para que, como en la parábola del Hijo Pródigo, salgamos del pecado y volvamos a la Casa del Padre. Y también una llamada a la oración desde lo más hondo del corazón, reconociendo a Dios como verdadero Padre Nuestro. Por último, una llamada al ayuno para sentir que marchamos ligeros de equipaje y de tantas “cosas y angustias” que nos impiden caminar, y a la limosna, para sentir como propia la necesidad del otro.

También dentro de un clima de silencio y meditación, hemos escenificado ante la cruz el deseo de desprendernos de todo lo que queremos cambiar de nuestra vida, todo lo negativo que nos estorba, dejándolo caer como si de hojas secas se tratara. Este gesto dio paso a la celebración de la Eucaristía presidida por el Consiliario del MCC, D. Manuel Sánchez y concelebrada por el Vice Consiliario. D. Francisco Roldán. En la homilía, D. Manuel ha señalado que al hilo de la Palabra de Dios de los últimos días, tomemos como norma de vida desprendernos de todos nuestros apegos materiales para que en nuestro seguimiento de Jesús no haya nada que nos pese o nos estorbe, de modo que Cristo sea verdaderamente el centro de nuestras vidas por encima de nuestros propios intereses y criterios. Por último, nuestro consiliario  nos ha invitado a dejarnos aconsejar por María “haced lo que Él os diga”.

Comparte tus opiniones

Sin comentarios

Dejar un comentario: