Mujeres crucificadas

Hago mío este título de un libro sobre el mundo de la prostitución, prologado por el Papa Francisco. Refleja la realidad que observo.

Desde hace tres años colaboro con Cruz Roja Española en un proyecto de tratamiento a la mujer prostituta en calle y pisos de alterne y puedo afirmar que es el proyecto más duro que he conocido en mi trayectoria de acercamiento a personas desfavorecidas.

El frío, la lluvia o una pandemia mundial no es obstáculo para que estas mujeres, víctimas de sus circunstancias y expuestas al abuso de “colaboradores del mal”, continúen ancladas en calles, polígonos industriales y pisos inmundos. Bien lo saben quienes, como clientes o proxenetas de redes criminales, acuden a sus servicios o se erigen como engañoso cobijo.

En mis visitas encuentro a mujeres humilladas, maltratadas y explotadas, controladas con micrófonos, geolocalizadas. Arrastran la cruz del sufrimiento evitando cumplan la amenaza de dañar a la familia que dejaran en origen. CRUCIFICADAS EN VIDA…

Nos acercamos, sin entorpecer su oficio, ofreciéndoles ayudas directas (cena  caliente, kit de higiene y limpieza íntima) y cursos formativos, y con nuestra presencia, conversación y escucha, pretendemos generar un clima de confianza que abra puertas a la esperanza. Su realidad puede cambiar.

Tratamos de humanizar sus vidas, porque sus vidas tienen un valor  inmenso, y es posible un mundo diferente. Para ello es necesario su convencimiento y el nuestro, como sociedad. Y conocer que esto ocurre hoy en Córdoba, en tu ciudad, en la Torrecilla y en tu mismo barrio.  Saber que Rosa y María (nombre ficticios), se “adquieren” por unos miserables euros. Hoy cenaremos en un hogar caldeado, arropados de cariño; ellas, como ayer y mañana, seguirán con frío, de cuerpo y alma, sin más compañía que el abuso y el miedo.

Como en la parábola de la Samaritana, que encuentren en ti, Señor, cobijo y esperanza. Rezo para que así sea.

Paco Rubio Vicente

Comparte tus opiniones

Comentarios

  • Carmen Polo Torres
    20/03/2021

    Es una labor estupenda ,porque necesitan calor que le ayuden a tener autoestima,amor ,el Señor os ayude.

Dejar un comentario: