Fin de semana de Gracia en el MCC Córdoba

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El fin de semana del 16-17 de mayo en la casa de San Pablo se ha celebrado la III jornada de adoración y la X Ultreya diocesana, momentos especiales en los que se ha derramado abundantemente la Gracia del Señor.

Comenzaba el sábado a las 12 de la mañana una jornada de adoración ante el Santísimo ininterrumpida, por la que han pasado más de 250 personas y 11 sacerdotes a acompañar al Señor, en turnos de dos horas.

Una experiencia orante que nos acerca a la grandeza y humildad de nuestro Dios, donde se experimenta como el Señor sostiene a los que confían en Él. En ese momento de intimidad con él surgen sentimientos de agradecimiento profundo por tanto Amor recibido, de arrepentimiento por no corresponder a ese Amor, de ver con claridad que solo una cosa es importante… momentos de tanta presencia que nos parecía tocar el cielo.

La jornada de adoración culminaba la mañana del domingo con la celebración de la Eucaristía, presidida por nuestro consiliario D. Manuel Sánchez Gómez, en la que nos recordada como el Señor enviaba a los setenta y dos a ofrecer el evangelio y nos animaba a seguir ese mismo mandato hasta llegar a las periferias.

A continuación se celebró la X Ultreya diocesana, bajo en lema “60 años anunciando lo que hemos visto y oído”, con motivo de los 60 años de la celebración del primer cursillo en Córdoba y como resonancia a la Ultreya europea celebrada en 1 de mayo en Roma, en la que hemos estado representados por un numeroso grupo de  cursillistas Cordobeses, encabezados por nuestro presidente  diocesano, Javier Martínez, nuestro asesor, D. Manuel Mª Hinojosa y nuestro presidente nacional Alvaro Martínez, miembro de la escuela de Córdoba.

La Ultreya arrancó con una ponencia a cargo de Javier Martínez, impregnada de las palabras que su Santidad el papa Francisco dirigió al MCC en la audiencia en Roma, recordando la importancia que tiene para la evangelización nuestro movimiento, animándonos a seguir siendo fieles a la llamada del carisma que el Señor nos ha confiado para que de su fruto en nuestros ambientes. Nuestro presidente nos ha recordado que no debemos quedarnos encerrados en nuestros muros, que nuestro carisma es que mediante la amistad llevemos al Señor a nuestros ambientes donde estemos inmersos. Cómo receptores de la misericordia que Él nos da, debemos ser misericordiosos con las personas que Dios nos ha puesto a nuestro lado. Tenemos la alegría de convertimos en apóstoles de la vida cotidiana y siempre con ese saludo de ánimo para el hermano; siempre más allá.

A continuación, responsables del MCC han dado su testimonio de entrega durante muchos años, Isidora, Cándido Rodríguez, Luisa Bustos y Álvaro Martínez; como Veteranos responsables del movimiento nos han recordado parte de nuestra historia durante estos sesenta años y nos han contagiado con su amor a Dios y a la Iglesia, su docilidad al Espíritu Santo y su imitación permanente María.

Después hemos acabado compartiendo un ágape donde hemos seguido compartiendo, la amistad, el cariño; en definitiva, la fraternidad entre todos nosotros.

Gracias Señor por tener la oportunidad de vivir este Movimiento y por la responsabilidad que pones en nuestras manos. Gracias Señor por tu Madre, porque ella nos muestra al camino: “HACED LO QUE EL OS DIGA”

Comparte tus opiniones

Sin comentarios

Dejar un comentario: