EJERCICIOS ESPIRITUALES

Durante este fin de semana hemos celebrado en nuestra casa de San Pablo los Ejercicios Espirituales de este curso, impartidos por Manolo Sánchez, nuestro consiliario. Suena a tópico decir que “han sido un regalo del Señor”, pero esa es la auténtica realidad. Han sido casi 48 horas disfrutando de la presencia del Señor, muerto y resucitado por Amor. Una presencia sentida y vivida en las pláticas, en los momentos de oración personal y comunitaria, en las exposiciones del Santísimo y, sobre todo, en la Eucaristía diaria.

Sin duda alguna, este fin de semana ha sido una oportunidad única que nos ha brindado el Señor a 35 miembros de nuestra Escuela para disfrutar de esa intimidad con Él, que sólo se puede saborear desde el silencio, la oración, el Amor compartido. Han sido momentos de gozo y de dolor, de alegría serena y, sobre todo, de Paz; de esa paz que sólo puedes disfrutar cuando te encuentras a solas con tu Señor.

Una vez más tenemos que decir que “el Señor ha estado grande con nosotros”.

Comparte tus opiniones

Comentarios

  • fernando lara
    05/03/2013

    para mi este fin de semana a sido unico e irrepetible poder compartir y poder dar testimonio dela presencia y el amor del PADRE como vereis con letras mayusculas y deseando volver ya sea como voluntario o como cursillista de renovacion un abrazo para todos, y de colores

  • patrocinio
    24/02/2013

    Para mi amiga Maria Jose Flores que este fin de semana ha hecho estos curcillos, me alegro muchisimo que te encuentres con El. Yo en enero los hice y se puede decir que he nacido a la vida de nuevo, pues el hijo pródigo ha vuelto y mi Padre me ha recibido en su casa.
    Sigue para que el cuarto día sea pleno. Te lo desea con todo el cariño Patrito.

  • PURIFICACION
    19/02/2013

    El cursillo bajo mi punto de vista ha sido positivo en todos los ambitos, pues con voz alta puede decir que me vida ha sido un ANTES y un DESPUES del cursillo,

    Me siento más cerca del Señor, antes parecía una oveja aislada y llevando me fe en solitario y después durante y después del cursillo el Señor me ha buscado, y me ha llevado al rebaño con todas las ovejas. El Cristianismo hay que vivirlo, sentirlo y amarlo en COMUNIDAD.

    Le doy GRACIAS al Señor por amarme y guiarme al camino de la Comunidad. La Comunidad es Iglesia, y la Iglesia somos todos los cristianos.

    Un saludo,
    Puri Camacho

Dejar un comentario: