Ejercicios Espirituales en la casa de San Pablo

Este fin de semana han tenido lugar, en nuestra casa de San Pablo, los Ejercicios Espirituales, dirigidos por el Párroco de la Iglesia Nuestra Señora del Carmen de Lucena D. Eugenio Bujalance Serrano, que, con su buen hacer y su dulzura, nos ha llevado a recorrer los días más importantes de la Semana Santa, a través de sus personajes más representativos, preparándonos así para vivir mejor la Cuaresma, ya tan próxima.

Desde un primer momento se hizo el silencio de los asistentes, para así tener los oídos atentos a lo que el Señor quería decirnos a cada uno de nosotros.

Todo ha sido un regalo de Dios. Jesús desde la cruz me abre sus brazos, me mira y me dice que aprenda de Él, que confíe y que no quiera llevar el control. Él maneja mi barca y con Él llegaré a buen puerto. Para mí es un descanso saber que todo depende de Él y de mí casi nada. Que sólo tengo que dejarle actuar, que me deje curar, aunque me duela, que mi mayor felicidad es saber que me quiere con locura, tal y como soy, aunque desde luego me sueña mejor, y que, como decía D. Eugenio: “con mi casi nada Él puede hacer casi todo”.

El Vía Crucis de hoy, dirigido por el Diácono Francisco Flores, que acompaña a D. Eugenio, me ha situado en el camino que recorrió Jesús hacia el Calvario. Un camino doloroso y triste en el que era yo quien le empujaba y, quién lo abandonaba y que era Él el que me levantaba y rescataba.

Gracias Señor por tanto.

Mercedes Ranchal – Lucena (Córdoba)

Comparte tus opiniones

Sin comentarios

Dejar un comentario: