Descubrí una fe sencilla

   Hice mi cursillo hace dos años. Siempre había tenido ganas de hacerlo, porque conozco a mucha gente que ya había vivido esa experiencia y todo el mundo decía que era algo que merecía la pena vivir. Pero mi momento llegó cuando tenia que llegar, ni antes ni después. Fue cuando el Señor quiso. En ese momento estaba empezando a reconciliarme con el mundo, con la fe, con Dios, e incluso conmigo misma. El Cursillo fue el empujón que necesitaba. En él descubrí una fe «sencilla» que no es inalcanzable, una fe exigente que me pide que actúe y que no me conforme sólo con ir a Misa los domingos, una fe capaz de desbordar el corazón y de llenarte por completo en todos los sentidos. Descubrí como el Señor puede transformar toda tu vida, y darle la vuelta por completo, si la pones en Sus manos.

   Desde que empecé este camino, Dios me ha regalado amistades increíbles y experiencias únicas, como por ejemplo ir de misión a México, vivir peregrinaciones y la JMJ… Por no decir, ¡que me ha devuelto la alegría, el amor por la vida y por mi misma! Ahora, dos años después, sigo pensando que este camino es el que quiero seguir y que por nada del mundo quiero dejarlo, aunque a veces me resulte difícil. Por eso, para mi, son imprescindibles las reuniones de grupo que hacemos en mi Parroquia una vez a la semana, y en las que compartimos la fe, las dudas y las inquietudes; también empecé a asistir a la Escuela de Cursillos de la Sierra y, si Dios quiere, este será el primer año que vaya de responsable en un equipo en el Cursillo.

   No siempre es fácil seguir el camino que el Señor nos tiene, pero cuando me desanimo sólo tengo que mirar tres años atrás para comparar como era entonces y como soy ahora, y viendo el trabajo que Dios ha hecho conmigo pienso que quiero continuar para que, dentro de unos años, pueda volver a comparar, -y con toda seguridad quedarme perpleja-, al ver como mi vida ha vuelto a cambiar gracias al Señor.

Paz Pérez García
Cursillo nº 972

 

 

Comparte tus opiniones

Comentarios

  • Marri Trini Ramírez Luna
    28/11/2011

    Coincido contigo en lo de hacer revisión en los cambios experimentados caminando unidos al Señor, me ayuda a conocerme mejor, perder miedos, vivir con fortaleza y esperanza. Un abrazo. Mari Trini

  • Conrado
    17/11/2011

    Tu reflexión, Paz, me ha ayudado mucho a fortalecer mi fe, poque vivimos en comunión y compartimos esa fe que, como el mejor regalo que se nos ha hecho, el Señor nos ha dado y con El todo se puede.
    Gracias de verdad.
    Conrado

    • Paz Perez
      17/11/2011

      Muchas gracias Conrado. Que diga eso precisamente alguien a quien considero un gran ejemplo es un honor para mi.

      Paz

Dejar un comentario: