«Reflexiones de un sacerdote, ante el Triduo Pascual»

Rvdo. D. Pablo Calvo del Pozo – Abril 2.020

En mi corazón surge y va resonando un anhelo, un deseo profundo, una luz… una posibilidad… un regalo futuro…

Voy tomando conciencia, si Dios así lo quiere, que este año, ESTE TRIDUO PASCUAL, puede ser Único en nuestras vidas espirituales… tengo una sensación de novedad inmensa ante el Misterio Pascual, como de apertura a las SORPRESAS DE DIOS… No quiero perderme detalle que Él desee transmitirme, RUEGO CON TODO EL CORAZÓN SABER ESTAR CENTRADO EN Él… VIVIR EN Él… POR EL Y PARA Él, ESTOS DÍAS SANTOS.

Es una sensación de estar como abierto a la espera de algo Grande… de que puede darme a sentir su Amor inmenso, la razón profunda de su entrega, el motor de su Corazón que se deja traspasar.

Quiero darme a Él por entero, quiero pedir perdón por mis pecados, darle a Dios todo mi ser pobre y pecador, que Él, lo pueda acoger y en sus Brazos abiertos recibir el abrazo de Misericordia que mi vida de pecado necesita y que solo Él puede abrazar y perdonar.

Es tan inmenso la inquietud que tengo por vivir el JUEVES SANTO, LA MISA CRISMAL… renovar mi sacerdocio con ÉL, EN LA CENA PASCUAL, darle mi vida sacerdotal para que Él la haga nueva, ponerme a sus pies para dejarme lavar por ÉL, purificar por su beso de amor, CONSAGRAR CON Él… DEJAR QUE EL ME POSEA POR ENTERO Y PARA SIEMPRE, PARA LA SALVACIÓN DE LAS ALMAS.

QUIERO CONTEMPLAR EL SAGRARIO, EL MONUMENTO Y ACOMPAÑARLE ESA NOCHE, no la debemos dormir… para estar con ÉL… para darle mi amor, consolar su soledad, darle GLORIA, ALABAR Y BENDECIRLE; ofrecerle mi vida y mi sacerdocio, para su Obra de Amor, mirarle y dejar que Él me mire, ADORAR EL MISTERIO DE LA EUCARISTÍA.

Quiero ir con Él al Calvario, quiero acompañarlo en su camino de suplicio, azotes uno tras otro, por mis pecados detrás de cada uno hay una historia de pecado, pues por mí los recibe, por mí se agarra a esa columna que desde pequeño he mirado y a la que me he apoyado y me ha dado la primera fe y la primera religiosidad de niño en Jesús de la Columna de Priego.

Deseo estar a su lado junto a esa corona de espinas, clavada por burla para yo amarlo y quererlo, besarle y darle todo el honor que allí le quitaron.

Le acompañaré a la cruz en el viacrucis, que he redactado, poniendo en el camino a todos LO QUE ESTAMOS VIVIENDO ESTA SITUACIÓN y todas las que vivimos,

Caminando con ÉL, en el suplicio agotamiento, caídas, miradas y burlas, con la presencia cercana de María,

Quiero ir con ÉL A LA CRUZ, DONDE muere por mis pecados, que son tantos.

Quiero estar a su lado como el Buen Ladrón y reconocerle, justo, y bueno, para recibir la promesa de estar con ÉL en el paraíso.

Quiero saber morir por amor a ÉL, a todo lo que me separe de ÉL.

QUIERO RESUCITAR CON ÉL, DESCUBRIR EL TRIUNFO DEL AMOR, DE LA VIDA EN Él. SABER VALORAR Y ACOGER TODO CON ESA MIRA DE LUZ DE SALVACIÓN DE VIDA.

QUIERO VIVIR EN RESURRECCIÓN Y SER INSTRUMENTO DE ELLA PARA TODOS… SABER QUE CRISTO VIVE PARA SIEMPRE Y NO HAY MUERTE QUE NO SEA VENCIDA, NO HAY DOLOR QUE NO SEA ACOGIDO Y ASUMIDO POR ÉL PARA SER FUENTE Y CAMINO DE VIDA

Ojalá no sea tan torpe para no estar atento a Dios y su Gracia, ojalá no me deje llevar de tantas ofertas que NO CONDUCEN A SU CORAZÓN único lugar donde hay VIDA Y AMOR, ojalá estos días no me cierre a sus Mociones de Amor, a sus llamadas a mi corazón, a su Gracia, a tanto como creo DIOS ME QUIERE REGALAR. En mi corazón surge y va resonando un anhelo, un deseo profundo, una luz… una posibilidad… un regalo futuro…

Comparte tus opiniones

Sin comentarios

Dejar un comentario: