Mi vida alrededor del Señor

   Queridos hermanos del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, o cualquiera que acceda, por algún motivo, a esta página del MCC  de Córdoba, para todos, un afectuoso saludo.

   Empiezo presentándome: Me llamo Ana Dugo, soy de una aldea de Fuente Palmera, Silillos. Estoy casada, tengo tres hijos, que ya “casi” están fuera de casa… Tengo 53 años y trabajo como profesora de Religión, aquí en dos colegios públicos de otras dos aldeas de La Colonia.

   Hice el cursillo hace casi seis años, fue el 925. Después de haberlo pospuesto bastante tiempo, y como ya estaba en la Iglesia y daba catequesis, pensaba que no me hacía falta y que nada nuevo me iba a suponer…¡Pero la verdad es que lo pasé de maravilla! Fui con mi hermana y su marido, y como conté en mi clausura, me sentí allí como los discípulos elegidos por el Señor en el Tabor; sentí la Gracia y la Gloria del Señor en todos los rincones de esa bendita casa, especialmente, en los dos últimos días… Después, he asistido al Cursillo de Renovación y a una Cocina, y creo que cada vez ha sido mejor la experiencia. Suelo asistir a las clausuras, en las que hay cursillistas de La Colonia de Fuente Palmera, -cosa bastante habitual-, pues somos asiduos en Cursillos. Mis hijos han asistido los tres (uno de ellos y su mujer están en la Escuela de Cursillos ), y buena parte de la familia y amistades; pero aún me queda por convencer al más duro de roer: mi marido. Siempre es una gozada escuchar los testimonios de los que acaban su Cursillo, saludar a los amigos y conocidos y, especialmente, visitar al Señor en el sagrario más cercano y accesible que conozco…

   Mi vida diaria se desarrolla toda alrededor del Señor e intentando llevar su Buena Noticia a todos. Como es lógico, en mi trabajo, con los niños, todos los días en la lucha, pues son pueblos muy descristianizados y cuesta mucho… En la parroquia, colaboro dando catequesis a niños que se preparan para la 1ª Comunión en dos aldeas; preparando la celebración de la Eucaristía; en la delegación parroquial de Misiones; en el grupo de formación de catequistas; y en otro más de adultos. Y, ahora, hace algo más de dos años que se implantó la Adoración Nocturna en nuestro pueblo, de la que también entré a formar parte y que, por cierto, me encanta y es una maravilla las horas que pasamos junto a Él. Y, aunque parece mucho,… creo que muy bien no lo estaré haciendo… pues yo quisiera ver resultados ahora, ¡ya!… pero también se que el tiempo del Señor no es el nuestro y que ahora toca sembrar… Le pido me de los dones necesarios para hacerlo bien y para que Él pueda recoger un día algún fruto en mi “parcela”.

   Muchas Felicidades al MCC por estos Mil Cursillos. Rezo para que sea, por muchísimos años más, un instrumento para acercar a muchos a Dios. Un fraternal abrazo. DE  COLORES.

Ana Dugo Dugo
Cursillo nº 925

Comparte tus opiniones

Sin comentarios

Dejar un comentario: