La Escuela Peregrina a Montilla

La escuela de responsables del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de  la Diócesis de  Córdoba peregrina a la Basílica de San Juan de Ávila con motivo del año jubilar Avilista.

El pasado sábado 16 de febrero, más de 75 responsables de la escuela del mcc de córdoba peregrinaron a Montilla para ganar el jubileo que el Santo Padre Benedicto XVI ha concedido este año Santo con motivo del nombramiento como Doctor del Santo y Maestro Juan de Ávila.

La Mañana comenzó con la visita al monasterio de Santa Clara, donde pudimos rezar en comunidad las Laudes, oración universal de la Iglesia y que en esta ocasión eran las propias del Maestro de Santos. A los pies del famoso pulpito, donde el Santo predico tantas y tantas veces, pudimos sentir el clima de oración que tan necesario es en toda actividad de un grupo cristiano. Somos Iglesia, una Iglesia orante. Tras el rezo de laudes, una misionera nos habló ampliamente de la figura del maestro de Almodóvar del Campo, pudiendo profundizar y reflexionar sobre su figura y el importante papel que este ha jugado en la historia de nuestra Iglesia.

Tuvimos la gran suerte de poder visitar la casa, donde el maestro Ávilavivió en su estancia cordobesa y donde nació a la vida, más afortunados nos sentimos al descubrir que en la capilla de la casa estaba el mismísimo Señor en el sagrario, permitiéndonos un breve aunque profundo momento de oración, en el que pudimos comprender la importancia que el Santo daba a la oración.   Tras la visita al templo parroquial de Santiago apóstol, nos dirigimos a la Iglesia de la Encarnación, antiguo templo de la compañía de Jesús que custodia los restos de Juan de Ávila y que en esta hora celebra el año jubilar.

Supuso la llegada a la Basílica de San Juan de Ávila el culmen de la peregrinación, los miembros de la escuela pudimos celebrar la Santa Eucaristía, nos acompañaron en esta ocasión los seminaristas y formadores del Seminario diocesano de la diócesis de Coria-Cáceres y un grupo de peregrinos provenientes de la parroquia del Apóstol San Pedro de la ciudad de Ávila. Celebró la Eucaristía donde ganamos la indulgencia plenaria  el rector del Santuario y la concelebraron numerosos sacerdotes y donde se pidió especialmente por el Cursillo 1016 que se estaba celebrando en la casa de San Pablo en ese mismo momento . Ha supuesto un momento de especial gracia para todos nosotros, sobre todo al recordar la importante vinculación y papel que el Papa Benedicto XVI ha tenido con este ahora Doctor de la Iglesia y hemos aprovechado para pedir por el Santo Padre y agradecerle a Dios por todo su ministerio.

Acabamos la peregrinación con un almuerzo fraterno, donde pudimos compartir y convivir, creciendo en comunión y en comunidad.  Ha sido un gran regalo de Dios el haber podido compartir la experiencia junto con los hermanos en la fe.

Manu Agudo

Comparte tus opiniones

Sin comentarios

Dejar un comentario: